domingo, 14 de junio de 2015

Algunos pensamientos sobre Wentworth y Sam Heughan

Ahora que todos hemos visto el final de temporada - NOTA: aunque este blog se refiere solo al capítulo 15, se hace extensivo, en mi opinión, a lo que vimos también en el 16 - aquí van algunos de mis pensamientos sobre el episodio, sobre Sam Heughan y Tobias Menzies.


Traducido por @Pilarica


Ni Sam ni Tobias tenían una tarea fácil en este episodio. Estaban en dos roles muy diferentes y me imagino que ambos tuvieron que encontrar un espacio en su mente que ninguno de nosotros quiere reconocer que existe. Así que, debo aplaudir a ambos actores. Tobias fue un sádico sexual increíble, terrorífico, encantador, repugnante y espeluznante. Sinceramente, su rostro perseguirá mis pesadillas durante los próximos años. Es todo lo que Jack Black se supone que es. Así que, le aplaudo y ciertamente pienso que merece un Emmy por su actuación.

Odio convertir esto en un asunto de uno o el otro, pero después de ver el episodio, di por hecho que "los fans se olvidarán de Tobias, hablarán sobre todo de Sam, porque ¡joder!". En cambio, los fans están prácticamente en pleno orgasmo cuando hablan de JBR y Tobias. Es todo lo que veo, y me preocupa mucho. También es cierto que muchos de estos fans no entienden el sadismo sexual, la sexualidad, o por qué la violación es mala, pero eso es cosa de otro post. El hecho es, que estoy viendo tanto cariño por Tobias, porque tenía el trabajo más difícil, porque habrá sido muy duro para él hacer de JBR con tanta eficacia, pero... en realidad era Sam quien tenía el trabajo más duro, y no creo que la gente se esté dando cuenta de eso.

Sinceramente, creo que el mal está enterrado en todos nosotros, en algún lugar muy profundo. La mayoría nunca nos hemos dejado llevar por él, ni siquiera hemos experimentado la sensación de que quiera pasar a través del velo que tenemos ocultándolo, porque conocemos nuestros instintos más oscuros y sabemos que no son buenos. Lo sabemos. Todos nosotros ejercemos un control en nuestras vidas, de diferentes maneras, y aunque la mayoría de nosotros no llegamos a los extremos de Black Jack, todos entendemos que necesitamos ese control. Así que, mientras que definitivamente alabo a Tobias por meterse en un lugar verdaderamente oscuro para conseguir, no sólo la necesidad de tener un control completo de otra persona, sino también el deseo de romperle, creo que la gente tiene que entender la otra cara de la moneda.

Sam Heughan se vio obligado a ir a un lugar donde tuvo que perder el control ante otra persona. Esto no era una situación de BDSM (sado-maso), donde, en realidad, el sumiso tiene el control. Esto ha sido tortura y violación. Esta es una situación en la cual. el control de una persona sobre sí misma, sus elecciones, su derecho básico a decir no, le ha sido violentamente arrebatado. Dejándole sin nada. Ahí es donde Sam Heughan tuvo que ir. Tuvo que ponerse en el lugar de la víctima y tuvo que retratarlo adecuadamente. Tuvo que encontrar ese lugar y tuvo que quedarse ahí para que, con una lágrima o con una sola mirada horrorizada, pudiésemos entender que toda la fortaleza de ese ser humano estaba siendo derribada a un lugar en el que ninguno de nosotros quisiéramos estar, y eso es lo que hace que su actuación sea tan malditamente increíble.

Ninguno de nosotros quiere ser víctima de ningún crimen, pero soy una firme creyente de que la violación es lo peor de lo peor. Es como si te robasen algo de ti: tu elección, tu fuerza, tu control... ese robo es lo peor, y tienes que vivir con ello. Ser la víctima de una violación es la pesadilla de mucha gente y la realidad de innumerables personas. Ansiamos el control y creemos que lo tenemos. Cuando estamos en el parking de un supermercado por la noche, podemos sentir miedo, pero en última instancia, creemos que tenemos el control de nuestro entorno y podemos evitar que algo malo nos suceda. Como seres humanos, creemos que tenemos ese control. Esa creencia le es robada a todas las víctimas de una violación, y eso es lo que Sam Heughan tuvo que plasmar.

Una fan de Outlander trató de decirme que Jamie da su consentimiento. El consentimiento bajo coacción no es consentimiento. Jamie consiente porque quiere salvar la vida de su mujer. Está bajo coacción, pero NO ES CONSENTIMIENTO. Este no es un encuentro consensual y eso es lo que Sam Heughan plasmó con cada mirada, con cada movimiento de su cuerpo, con una lágrima deslizándose por su mejilla; Sam tenía que demostrar que Jamie está entrando en una especie de infierno en el que nadie debería entrar. Tenía que representar que la vida de Jamie estaba a punto de cambiar brutal y eternamente.

Es por esto por los que los memes no son divertidos. Vi algún meme publicado con un gato negro montando a un gato rojizo y una broma escrita en él. Esto no es sexo. No fue una escena de sexo o de amor. Fue una VIOLACIÓN. Y eso es TORTURA. No es divertido. Es algo que le pasa a la gente TODOS LOS DÍAS, y Sam Heughan, Dios le bendiga, tuvo la tarea no sólo de mostrar todo lo que conduce al violento crimen, sino también el acto en sí y sus consecuencias. Tiene que ser la víctima. Tiene que irse a un lugar profundo, un lugar en el que la mayoría de nosotros jamás pensaremos, a no ser que no nos quede otro remedio, y él tuvo que dejar de lado el control. Tuvo que mostrar a Jamie como víctima, y eso no es una tarea fácil.

Es por eso que Sam Heughan merece las alabanza de este episodio y del próximo, porque mientras Tobias Menzies ha tenido que ir a un lugar oscuro, Sam Heughan ha tenido que bajar todas las barreras que construimos como seres humanos y ha tenido que mostrar cómo todas ellas iban siendo destrozadas. Ha tenido que retratar a una víctima, y no puedo ni siquiera imaginar lo que debe de ser retratar a una víctima, principalmente porque no quiero ni imaginármelo. Me gusta creer que estoy segura, y que mis seres queridos también lo están, y aunque tengo varios amigos que han sido agredidos sexualmente, aun así quiero creer que estoy a salvo y no puedo imaginar cómo puede ser olvidar esa seguridad, ni por una milésima de segundo.

Sam Heughan es el mejor puñetero actor de esta serie y se merece todos los premios y todos los elogios, empezando por las fans, que deberían darle una lluvia de elogios por su valiente actuación.


6 comentarios:

  1. Desde luego que Sam Heughan es el mejor actor de esta serie, sin quitar mérito a los demás, pero además es valiente, no cualquier actor está dispuesto a hacer las escenas que hizo él, la sensibilidad con que interpreta a Jamie no la tienen todos los actores, han acertado al 100% con él, espero que tengamos Outlander para rato, porque disfruto viéndole actuar.

    ResponderEliminar
  2. Creo que todos están haciendo un gran papel en esta serie, Caitriona también ha hecho una gran actuación en anteriores capítulos pero sin duda, en los dos últimos, los dos protas masculinos lo han bordado. Ninguno de los dos tenía un papel fácil, yp no sabría decirte quien de los dos lo hace mejor, porque ambos están soberbios.
    Un beso !

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes.
    En mi opinión existen razones que pudieran considerarse absurdas, pero que lamentablemente, están interiorizadas por muchas personas, que llevan a valorar el trabajo de los actores en mayor o menor medida, dependiendo del personaje que interpreten. No sé por qué, las interpretaciones buenas de villanos se valoran por encima de las interpretaciones buenas de otros tipos de perfiles de los personajes. Es algo que me llama poderosamente la atención y que no alcanzo a comprender por qué ocurre esto, pero sin duda, es algo que se repite con frecuencia.
    Por otro lado, prejuicios sin sentido, que llevan a mirar con reserva por parte de muchos, las interpretaciones que vienen dadas por actores guapos, hacen que no se valore su trabajo como se debería valorar. Es un hándicap, injusto. Un tributo por el que se hace pasar a los actores, especialmente si son hombres, por el simple hecho de ser bellos.
    Dicho esto, la percepción que yo tengo en este caso concreto, no me lleva a pensar que Tobias esté mejor valorado que Sam. Y personalmente, creo, que no se puede hacer extensible la sensación que causó el capítulo 15, al capítulo 16. En mi opinión, aunque comparten muchos aspectos, otros marcan la diferencia entre uno y otro. Si solo me quedo con el capítulo 15, destaco la interpretación de Tobias, creo que es su capítulo, los tres están brillantes, pero Tobias destaca claramente. En ese capítulo él tiene el mayor peso, su excepcional interpretación de una mente perversa, llena de matices, que persigue un objetivo claro, que aterroriza sin estridencias, sin caer ni por una décima de segundo en la sobreactuación, es digna de elogio.
    Sin embargo, el capítulo 16 es de Sam, se apropia de él, lo borda, percibes su quebranto, percibes la entrega de un ser derrotado que lo único que quiere es dejar de sufrir. Su interpretación es una oda al buen hacer, a la perfección, y creo que todo el mundo que ha visto ese capítulo, reconoce su tremenda valía, su tremenda honestidad y casi genialidad, a la hora de meterse en el personaje.
    Esta es la impresión que yo tengo de lo que piensa el público. Cosa distinta es, lo que se reconozca por parte de los que tienen voz y voto, porque todos sabemos lo que hay entre bambalinas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan extenso y acertado análisis :)

      Eliminar
  4. No hay mucho que añadir al post, y a al comentario de auragrial. El trio protagonista es fantástico sin duda, y en estos dos últimos capítulo no hacen más que corroborarlo. Pero estoy de acuerdo en que sobresale la actuación de Sam porque su papel de victima, para mí es el más difícil. Tobias lo borda, saber retratar el sadismo y crueldad de Randall con una autenticidad que asusta. Pero Sam nos lleva al abismo en el que se hunde como victima con cada gesto, con cada mirada. Podemos sentir su angustia, su dolor..... De cualquier forma han estado uno a la altura del otro, y quizas la suma de sus actuaciones hagan que el resultado sea muchísimo mejor.
    Tampoco querría olvidarme de Caitriona, que es una Claire fantastica. Lo dicho forman un trio genial.

    ResponderEliminar
  5. Maravillosos comentarios y análisis de capítulos y actores, totalmente de acuerdo con que Sam Heughan es un actor como la copa de un pino! Pilar fundamental del éxito de la serie, te va enamorando con cada episodio, y no hablo de amor hacia el porque es guapetón, si no de su buen hacer, sus expresiones, como le cambia el rostro cada segundo. Finalmente lo borda en los últimos episodios, ese Jamie atormentado y derrotado, su mirada perdida... Te hace sufrir de verdad. Es impresionante. El resto de los personajes son la guinda del pastel. Un trabajo fantástico por parte de todos. Pero Sam para mi se lleva la palma, total revelación,hacia tiempo q no admiraba así a un actor. Ahora queda verlo en otro papel que no sea el personaje de Jamie Freaser , lo estoy deseando.

    ResponderEliminar

¿Quieres comentar algo? :)