lunes, 8 de junio de 2015

Audrey Brisson será la hermana Angélica en Outlander.

La experimentada actriz de teatro Audrey Brisson se une al reparto de Outlander. Interpretará a la Hermana Angélica, del Hospital de Agnes en Paris. Tal como saben las fans de los libros, es un lugar que será clave en la segunda temporada, en el que Claire Fraser (Caitriona Balfe) trabajará como voluntaria - y en el que finalmente será tratada. Por ahora se trata de un personaje invitado, pero según me dicen, tiene posibilidades de convertirse en un papel recurrente.


Audrey Brisson. IMDB | Twitter oficial | Facebook | Web

Audrey Brisson será la hermana Angélica en la segunda temporada de Outlander.

Aquí os dejo las primeras menciones y escenas de la hermana Angélica en el libro.

Habiendo tomado una decisión, golpeó las manos con fuerza. Una monja pequeña apareció en la puerta como un muñeco de resorte en una caja de sorpresa. 
- Hermana Angelique, ten la bondad de llevar a estas damas al dispensario –ordenó -. Dales ropa apropiada y enséñales las salas. Pueden ayudar en la distribución de la comida a los pacientes, si así lo desean. 
Una leve contorsión de la boca ancha y fina hizo evidente que la madre Hildegarde no esperaba que la inclinación piadosa de las damas sobreviviera a la visita a las salas.

(...)

La hermana Angelique había seguido caminando antes de darse cuenta de que nos habíamos detenido. Regresó y se quedó esperando con paciencia, sonriendo, como si esperara que también nosotras saliéramos huyendo. 

(...)

Cogí con cuidado el recipiente, haciendo caso omiso de la exclamación de protesta de la hermana Angelique. Olfateé. Resultó lo que yo pensaba. Debajo de las emanaciones amoniacales, el fluido tenía olor dulzón, como a miel ácida. Vacilé, pero había una sola manera de asegurarme. Con una mueca de asco, mojé la punta de un dedo en el líquido y me lo llevé a la lengua. Mary, que observaba atónita, tosió un poco, pero la hermana Angelique me miró con repentino interés. 

(...)

Un poco desanimada, me incorporé para seguir a la hermana Angelique. 
- ¿Podríais decir de qué padece esa mujer, Madame? – me preguntó con curiosidad la hermana -. ¿Tan só1o por la orina? 
- No sólo por eso – respondí -. Pero sí, lo sé. Tiene... – “¡Maldita sea! ¿Qué nombre le habrán puesto?” -. Tiene... la enfermedad del azúcar. Nada de lo que come la alimenta, y su sed es tremenda. Produce enormes cantidades de orina. 
La hermana Angelique asentía. Su rostro reflejaba una intensa curiosidad. 
- ¿Y sabéis si se recuperará, Madame? 
- No, no mejorará. No vivirá más de un mes. 
- Ah. Eso fue lo que dijo Monsieur Parnelle. 
-¿Y a qué se dedica cuando no está aquí? - pregunté. 
La monja frunció el entrecejo, sorprendida. - Pues, creo que es fabricante de armaduras, y joyero. Pero cuando viene aquí suele oficiar de uroscopista. 
Sentí que mis cejas se enarcaban. 
- ¿Uroscopista? - dije, incrédula -. ¿De veras existen? 
- Oui, Madame. Y él dijo lo mismo que vos sobre la pobre mujer. Nunca había conocido a una mujer que conociera la ciencia de la uroscopia - añadió la hermana Angelique, observándome con fascinación. 
- Bueno, existen más cosas en el cielo y en la tierra de las que sueña vuestra filosofía, hermana - dije con amabilidad. 
La hermana asintió con seriedad, haciéndome sentir un poco avergonzada por mi agudeza. 
- Es verdad, Madame. ¿Queréis ver al caballero de la última cama? Creo que padece del hígado.
Continuamos, de una cama a la otra, haciendo todo el circuito de la sala. Vi enfermedades que sólo había visto en los libros de texto y heridas de todas clases, desde chichones producidos en grescas de borrachos, hasta un carretero cuyo pecho había sido aplastado por un barril. Me detuve ante todas las camas, haciendo preguntas a los pacientes en condiciones de responder. Oía que Mary respiraba por la boca me volví a comprobar si se estaba apretando la nariz. Al concluir la gira, la hermana Angelique me dedicó una sonrisa irónica. 
- ¿Y bien, Madame? ¿Todavía deseáis servir al Señor ayudando a los desafortunados? 
Yo ya me estaba arremangando el vestido. 
- Tráigame una palangana con agua caliente, hermana, y jabón – le dije.

Y un breve vídeo de su último trabajo en teatro antes de unirse a la serie de Starz.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres comentar algo? :)