martes, 9 de junio de 2015

Robert Cavanah será Jared Fraser en Outlander.

Jared Fraser, otro de los nuevos personajes, es ni más ni menos que el primo de Jamie. Vive en Paris, donde es un exitoso comerciante de vinos. Y un convencido Jacobita. Claire y Jamie vivirán en su mansión parisina durante la segunda temporada. Además se encargarán de su negocio mientras él viaja por las Indias.

En el libro, Claire conoce al primo de Jamie en los muelles de Le Havre, justo antes de que les de un tour.

Tanto alcohol seguro que significa mucha bebida para Jamie y mucha diversión parisina para Claire.

Robert es originario de Edimburgo y hace de todo: interpreta, escribe, dirige y produce.

Ha interpretado al Heatcliff de Orla Brady en la versión de 'Cumbres Borrascosas' del año 1998, un agente del servicio MI6 en 'Lara Croft: la cuna de la vida' en el 2003 y participado en series de televisión de Estados Unidos como 'Los Borgia', o series de UK como 'Doctors'


Robert Cavanah. IMDB | Twitter oficial | Facebook | Web (no oficial)

Robert Cavanah en el ensayo de la obra de teatro Arcadia. Photo Credit.

A continuación, unas cuantas menciones y breves escenas de Jared en el segundo libro de la saga, "Atrapada en el tiempo".

- No cabe duda – dije - que este tal Jared es un Fraser y parece un poco más fiable que tus parientes MacKenzie. Pero ¿lo conocías?
- Viví con él durante un tiempo, cuando tenía dieciocho años - me dijo Jamie, mientras echaba cera derretida a la carta de respuesta y presionaba la alianza de su padre sobre la mezcla verde grisácea. La alianza tenía un pequeño rubí y en la montura estaba grabado el lema del clan: je suis prest: “Estoy listo”. - En París, donde fui a terminar mi educación y aprender algo acerca del mundo. Fue muy bueno conmigo; un buen amigo de mi padre. Y no hay hombre que sepa más de la sociedad parisina que quien vende su vino - añadió, arrancando el anillo de la cera endurecida -. Quiero hablar con Jared antes de entrar en la corte de Luis junto a Carlos Estuardo; me gustaría saber que tengo posibilidad de volver a salir - terminó con un dejo de ironía.
- ¿Por qué? ¿Crees que habrá problemas? - pregunté.

(...)

Jared no era pastor sino mercader; a diferencia de Murtagh, cuya expresión era agria, sabía sonreír. - ¡Querida mía! - exclamó, tomándome con fuerza de un brazo, y apartándome con destreza de un par de fornidos estibadores que empujaban un gigantesco tonel -. ¡Es un gran placer conocerte por fin!
Mientras caminábamos por el muelle, Jared me gritaba en el oído, señalando objetos de interés al pasar. El Arianna, barco al cual nos dirigíamos, era propiedad de Jared.

Estaba en la mitad del muelle, cerca de una gran bodega con el nombre de FRASER pintado con letra cursiva blanca. Al ver el nombre sentí un pequeño escalofrío, una sensación repentina de alianza y pertenecía; me di cuenta de que compartía ese nombre.

(...)

- Es una buena marca - dijo Jamie mientras se pasaba el vaso bajo la nariz y cerraba los ojos aprobando el rico aroma -. Portugués, ¿no es cierto?
Jared se rió.
- ¿Lo ves, Portis? ¡Te dije que tenía un buen paladar! ¡Es la segunda vez que lo prueba!
Evité mirar a Jamie. El capitán parecía aburrido, pero sonrió cortésmente al mirar a Jamie.
- ¿Este es el que va a mantener seca la bodega?
Jared pareció turbado.
Si éste... – dijo -, eso está por verse. Pero eso creo. Portis, ¿me permites usar tu camarote un momento? Quisiera conversar con mi sobrino y su esposa... y veo que hay algunos problemas en la bodega de popa. 
Esta astuta observación bastó para que el capitán Portis saliera del camarote como un jabalí enfurecido. Jared se dirigió a la puerta y la cerró con firmeza tras el capitán. Volvió a la mesa del capitán y llenó de nuevo nuestros vasos antes de hablar. Después nos miró y sonrió otra vez.
- No pensaba hacerlo así dijo -. Pero veo que el buen capitán me ha ganado por la mano. La verdad es que necesito un hombre. Un hombre bueno - especificó, bajando la copa -. Verás, querida – me dijo, puedo hacer una buena inversión en un nuevo lagar de la región del Mosela. Pero no estaría tranquilo si se lo confiara a otro. Necesitaría ver las instalaciones yo mismo y supervisar su desarrollo. La empresa requería varios meses.
Contempló la bebida de su copa de manera pensativa, haciendo girar el fragante líquido de manera tal que su aroma impregnó el pequeño camarote. Yo no había bebido mas que unos pocos sorbos de mi copa, pero ya me sentía ligeramente mareada, más por la excitación que por el alcohol.
Es una oportunidad demasiado buena para dejarla pasar – dijo Jared -. Con la posibilidad de hacer buenos contactos con los lagares que hay a lo largo del Ródano. Lo que se produce allí es excelente, pero poco conocido en París. ¡Se vendería entre la nobleza como nieve en verano! - Sus astutos ojos negros brillaron con avaricia -. Pero...
- Pero - dije, terminando lo que é1 iba a decir -, no puedes dejar tu empresa sin una mano que la guíe.
- Inteligencia además de belleza y encanto. Te felicito, primo. – Inclinó la cabeza en señal de aprobación -. Confieso que no estaba muy seguro de cómo preceder – dijo -, pero cuando me escribiste desde Ste. Anne, diciendo que tenías la intención de visitar París... – Vaciló un momento, después sonrío -. Sé que tú, muchacho, tienes buena cabeza para los números; para mí tu llegada ha sido una respuesta a mis súplicas.
“Es decir que querías ver si yo era presentable”, pensé con ironía, pero le sonreí de todos modos. Miré a Jamie y vi que enarcaba una ceja. Sin duda era nuestra semana de propuestas. Para ser un proscrito desposeído y una posible espía inglesa, nuestros servicios eran bastante solicitados.
La propuesta de Jared resultó más que generosa; como recompensa por la dirección de la empresa en
Francia durante los seis meses siguientes, no sólo pagaría a Jamie un salario sino que le dejaba su casa de París, con todo el personal de servicio.

Y una pequeña entrevista en la alfombra roja durante el estreno de uno de sus trabajos de hace un tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Quieres comentar algo? :)