martes, 28 de noviembre de 2017

Richard Ranking habla de su niñez y su papel en Outlander

Richard Rankin ha venido para quedarse. Y por eso, si quieres saber algo más de este actor escocés - que si le sigues en Twitter, verás que hace alarde de un excelente sentido del humor y fina ironía en muchas ocasiones, - aquí tienes una muy completa entrevista que seguramente hará las delicias de todas las fans de Roger y Richard.

Traducida por Cuchy.

En la próxima hora, Richard Rankin hablará de astrofísica, galletas, cuentas de Twitter fraudulentas, aspiraciones de “banda de música”, el cambio de IT por la carrera de actor, y de la vez en la que Elaine C. Smith le vió desnudo. Abróchense los cinturones.

Nacido en Glasgow, la estrella del drama de éxito en televisión, Outlander, empieza con una ráfaga de anécdotas ocurrentes. Cuando nos encontramos en el hotel Soho en Londres, Rankin está de buen humor. Hay una chispa traviesa en sus ojos y no nos es difícil salirnos del tema.

Richard Rankin es el actor escocés que interpreta a Roger en Outlander
Richard Rankin es el actor escocés que interpreta a Roger en Outlander


Lo primero, hablamos de su personaje en Outlander. Ranking interpreta a Roger Wakefield, un profesor de Oxford e hijo adoptado de un reverendo de Inverness, que se encuentra sin quererlo ni beberlo, en medio de una aventura de viajes en el tiempo.

Basada en los libros de Diana Gabaldon, la serie ha conseguido millones de fans y ha hecho a sus protagonistas, personajes famosos en todo el mundo.

Rankin se incorporó al reparto a finales de 2015, después de casi 18 meses de tremendas especulaciones. Otros nombres que se barajaron para el papel de Roger incluían a Matthew Goode de Downton Abbey’s y las anteriores estrellas de Juego de Tronos, Gethin Anthony y Richard Madden.

“El casting fue riguroso, como poco”, dice Rankin. “Es el casting más exhaustivo que he hecho nunca. Me tuvieron una y otra vez probando diferentes materiales e ideas para el personaje. Tenían muy claro lo que querían".

Desde el principio, Rankin -de 34 años- fue un firme favorito entre las fans de Outlander, que presionaban apasionadamente a los productores para que él consiguiera el papel.

“Incluso desde antes de que me eligieran, fui una de sus opciones como Roger durante mucho tiempo”, dice. “Era extraño y me puso en una situación rara en la que yo pensaba: ‘Espero que los ejecutivos del show no crean que he empezado mi propia campaña para que me elijan’”.

Testimonio de su status como rompecorazones son la gran cantidad de cuentas de Twitter que rinden homenaje a todo lo que le concierne, desde los llamativos ojos azules hasta sus majestuosas cejas.

¿Hay otras partes de su anatomía que tengan un club de fans? “El cerebro”. Espera, no sabía que tenías un cerebro. “Aparentemente, lo tengo. Y tiene su propia cuenta de Twitter”, nos cuenta. “También la barba -que hoy no llevo- y otras similares, bastante cómico”.

Los fans de Outlander son un grupo estupendo, dice. Incluso tienen la costumbre de intentar engordarle. De acuerdo a su bio en Twitter, a Rakin le gustan las galletas. “El tema es”, nos interrumpe. “que no es a mí personalmente. Mucha gente no ha pillado la broma”.

Explícate, Richard… “Es el personaje. El pequeño Roger, de la primera temporada, coge una galleta y entonces pregunta: “¿puedo coger otra galleta”? Y por eso, yo puse “me gustan las galletas” en mi bio de Twitter. Y ahora me mandan galletas casi diariamente: galletas de mantequilla, hobnobs, hobnobs de chocolate, pastas regionales, pastas de distintos países, galletas de las que no he oído hablar nunca…”

¿Se come Rankin todas estas galletas? “Si, de vez en cuando abro un paquete o dos. Pero dono muchas galletas a buenas causas: bancos de alimentos, gente, familia, perros…”

“Me gustan las galletas, pero no tanto como piensan las personas que llevan la campaña. A Roger le gustan las galletas era un hashtag en Twitter.”

Rankin mira por encima de mi hombro a su publicista, y me comenta “no quiero hablar demasiado sobre galletas”, se ríe. “Puedo ver a Jenny mirándome como diciendo “deja el tema de las galletas, porque va a ser el titular del artículo”".

Richard Rankin tras las cámaras de un episodio de Outlander
Richard Rankin tras las cámaras de un episodio de Outlander

Avanzamos rápidamente. Aunque para cuando Rankin para de hablar, tengo la impresión de que la pobre Jenny hubiera preferido que siguiera hablando de galletas.

Es el segundo mayor de cuatro hijos, y creció en Glasgow. Su padre, Colin, ahora jubilado, fue oficial de policía y su madre, Margaret, continua trabajando en la industria hotelera.

Rankin paso su infancia en el “West End”, donde la familia tenía un piso en Byres Road, antes de trasladarse a King’s Park en la zona Sur (no en Rutherglen, como dice la Wikipedia) cuando tenía 10 años.

“Era un caos con cuatro chicos en casa”, dice. “Siempre me estaba escapando cuando era pequeño. Los compañeros de mi padre me trajeron un par de veces a casa por haberme ido a la aventura”

¿Dónde ibas? “A unas 300 yardas (274 metros) de distancia. Solía escaparme de casa porque me parecía una idea muy romántica. Ni siquiera pienso que escapara de nada. Simplemente me iba”

Una vez, encontraron a Rankin escondido debajo de un coche en una calle cercana. En otra ocasión se escapó corriendo de su clase en la escuela primaria. “Tenía dos profesores corriendo detrás de mí”, dice. "Una vez más, no llegué muy lejos. Tropecé y me hice daño en la rodilla de mala manera; estaba raspada y sangraba”.

Según íbamos profundizando en su pasado, había momentos en los que me sentía como si actuara como una psicóloga amateur. ¿Por qué se escapaba? ¿Quería llamar la atención? ¿Lo hacía porque estaba aburrido?

“Creo que simplemente era intrépido. Allí donde había un andamio, a menudo podías encontrarme en la parte superior, o en los techos de las viviendas. Me subía a cualquier cosa."

No está bromeando. Mientras trataba de librarse de la regañina de su madre, por una aventura u otra, el joven Rankin hizo una maniobra que hasta a Spiderman le sería difícil conseguir.

“Las paredes en el hall de nuestro piso estaban bastante juntas”, explica. “Cuando era pequeño, solía ser capaz de poner las manos y los pies en cada una de las paredes, y trepar”.

Una vez llegaba al techo, Rankin permanecía allí en silencio. Bueno, casi en silencio. “Mi madre iba arriba y abajo por el hall buscándome, y yo no podía evitar alguna risita. Cuando miraba hacia arriba, su cara tenía una mezcla de emociones, entre total furia y absoluta hilaridad”

Tiene un montón de anécdotas que contar, aunque Rankin insiste en que no había ninguna razón malévola o inquietante para sus travesuras. “No era porque mi vida familiar no fuera buena”, afirma. “Simplemente, era una pieza. Tremendamente travieso cuando era pequeño”

Cuanto más emocionante la aventura, mejor. “Cualquier cosa peligrosa parecía atraer mi atención”, nos dice.

A Rankin le castigaron durante un mes en una ocasión. ¿Qué hizo para merecerlo? “Me echaron temporalmente del colegio”. Mira de nuevo a su publicista. “Jenny odia esta entrevista”.

De nuevo vuelve a mí. “Rompí una ventana. Había un chaval en el otro lado que me estaba fastidiando, así que pegué un par de golpes en la ventana, y saltó en pedazos. Me quedé muy avergonzado. Pensé: ‘oh no, estoy en un lío'. Nunca había tenido problemas en el colegio y sabía que lo acaba de hacer era malo.

“No me echaron por mucho tiempo. Creo que debió ser un Viernes y volví al colegio el Lunes. Era séptimo de primaria.”

Aunque Rankin no comenzaría a actuar hasta los veinte años, ya había signos de un artista en ciernes mucho antes. “Pasé por muchas salidas creativas”, dice. “Mi padre tocaba la batería y estaba muy metido en la música. Era lo que había querido hacer mucho antes de enrolarse en la policía."

“Mi primer recuerdo musical fue escuchar a Billy Joel. Tengo muchos recuerdos bailando en pañales y cantando Uptown Girl.”

Tristemente, hay pocas esperanzas de que esto aparezca en las rotativas de “Antes de que se convirtieran en estrella”. "No existen imágenes", dice, sonriendo. "Una cámara de video en aquel entonces era un lujo".

Richard Rankin en la serie Thirteen
Richard Rankin en la serie Thirteen.

Esto fue en los 80 cuando, a diferencia de la era de los “smartphones” de ahora, los videos eran para los días importantes y las fiestas. Lo cual es quizás a lo que debe su inclinación por hacer espectáculos caseros.

Rankin pasó por una fase en la que pretendía ser RoboCop, y otras gemas como una imitación de Michael Jackson en concierto en el patio del colegio, que acabó con derramamiento de sangre (la suya) y una humillación miserable (también suya)

“Cobraba 2 libras por entrada, lo que creo que era razonable”, recuerda. “Aunque es posible que lo rebajara a una libra, no recuerdo las cuentas”.

“Había comprado bombas de humo. No estoy seguro de cómo me planteé la logística de toda la pirotécnia. Pero obviamente, en mi cabeza habíaluces, humo y todo un ambiente de concierto.”

“Conseguí vender tres entradas. Resultó ser un completo desastre y me abrí la cabeza tratando de hacer una voletereta atrás, que acabó en una columna. Las bombas de humo tampoco funcionaron”.

En su adolescencia, Rankin continuó con sus sueños hacia el estrellato. “Quería ser escritor, cantante, hubo un breve y embarazoso período en el que quería ser parte de una banda”, dice. “Incluso me dejé el pelo al estilo de Nick Carter”.

Rankin comenzó un curso en Tecnología de la Información en la Universidad Caledonia de Glasgow, pero una conversación fortuita en unas vacaciones en Los Angeles cambiaría el curso de su vida.

“Conocí a un productor - creo que trabajaba en OC, aunque no estoy 100 por 100 seguro – pero era uno de los ejecutivos en una serie de ese tipo”, dice Rankin. “Estaba alojado en el hotel Roosevelt en Hollywood Boulevard con el elenco de la serie y estaban pasando el rato.”

La pareja comenzó a charlar y el productor le dijo a Rankin que tenía buena pinta para ser actor y le preguntó si lo había considerado como una posible carrera. “Yo pensé: sí, claro, lo que tú digas… pero fue suficiente para plantar la semilla.”

Después de volver a Glasgow, Rankin hizo una audición para estudiar artes escénicas en “Langside College”. Por entonces, era Richard Harris, pero adoptó el apellido de su madre cuando solicitó su tarjeta Equity para evitar la confusión con el actor irlandés.

Los primeros papeles de Rankin incluyeron la ya desaparecida comedia de enredos de la BBC, Legit, y un espeluznante final en Taggart, un rito de iniciación para cualquier aspirante a actor escocés, antes de unirse al elenco de la comedia de culto Burnistoun en 2009.

Salió de gira con la aclamada producción de Gregory Burkes, Balck Watch, con el Teatro Nacional de Escocia, en 2010. Incluso ahora, a Rankin se le empañan los ojos cuando habla de ello

“Estuve tres años y fue una de las mejores experiencias de mi vida”, dice. “No creo que haya nada que le gane, en términos de una producción teatral. Aún sueño sobre ese espectáculo.”

Richard Rankin en la serie The Crimsom Field
Richard Rankin en la serie The Crimsom Field

Siguieron otros papeles en el drama bélico “The Crimson Field” de la BBC, y como ganador de la lotería en “The Syndicate”, de Kay Mellor. Rankin protagonizó junto a Anne-Marie Duff el thriller psicológico “From Darkness”, y más recientemente junto a Morven Christie y Vicky McClure en “The Replacement.”

Como su compañero escocés Sam Heughan, que interpreta a Jamie Fraser en Outlander, Rankin se encuentra en una posición en la que su fama ha explotado internacionalmente, aunque en su tierra natal, sigue siendo más conocido por otros papeles en televisión.

De hecho, deberíamos conocer su alter ego en pantalla bastante bien. "Si hablamos de los libros, sé que Roger todavía estará en el libro nueve", dice, refiriéndose a la última novela de Outlander que Gabaldon está escribiendo.

“Diana muestra de vez en cuando pequeños fragmentos, y ha habido escenas en las que Roger está presente. Si vamos a la par con los libros, estaré ahí en la temporada nueve.”

Aparte del trabajo, podemos encontrar a Rankin escuchando a menudo podcasts del astrofísico Neil deGrasse Tyson o jugueteando con ordenadores.

“Siempre he estado interesado en las tecnologías de la información, y aún lo estoy”, dice. “Cuando tenía 15 o 16 años, monté el ordenador de mi padre. Si no hubiera sido actor, estaría haciendo eso, o algo relacionado con la ciencia.”

El único momento en el que se cierra en banda es cuando le preguntamos por sus relaciones. “Sin comentarios”, es su educada y firme respuesta. A muchos de los fans de Outlander, les gustaría ver a Rankin involucrado en una relación romántica con su compañera de reparto Sophie Skelton, cuyo personaje Brianna Randall se enamora del estudioso Roger.

“Lo insinúan cada vez que ven fotos de Sophie y mias”, dice. “Oh, qué pareja tan adorable”, “se os ve genial juntos”, “Oh, es amor…” y así todo.”


“Se que Sam y Caitriona (Balfe) han pasado por todo ese drama con gente que insiste en que son una pareja. Aunque presentan al público a sus respectivas parejas, las [fans acérrimas] dicen: 'No, es mentira. Una fachada. Sois una pareja".

Hablando de rumores, ¿es verdad que Elaine C. Smith le ha visto desnudo? “Si, creo que si”, medita. Se supo que Rankin se quitó la ropa cuando protagonizó junto a Blythe Duff “Good with People”, de David Harrower, en el Traverse Theatre de Edimburgo en 2012.

“Hubo otra obra – y creo que esa debe ser sobre la que habla Elaine- que hice con Gabriel Quigley, una obra de David Ireland llamada “Most Favoured” (parte de “A play, a pie and a pint” en 2013), donde me tenía que bajar los pantalones, así que estaba bastante desnudo.”

“Cada vez que veo a Elaine en cualquier acto, es lo primero que dice a quien quiera que esté con ella. Estaba con Barbara Rafferty y le dijo: “le he visto desnudo…” Es una pequeña anécdota bastante graciosa”.

¿Qué más tienes en el tintero? "Outlander ..." Rankin estalla en una estridente carcajada. "Voy a invertir en la serie mucho tiempo. Grabar la temporada cuatro llevará nueve o diez meses, así que no creo que tenga tiempo para hacer otra cosa".

Sin embargo, a largo plazo, Rankin tiene un montón de aspiraciones. “Lo más grande para mí, para quitar de mi lista de deseos, son Hamlet y Macbeth. Me encantaría hacer algo de Shakespeare y enfrentarme a Macbeth y en algún momento tener las agallas de enfrentarme a Hamlet.”

Rankin ya no tiene que salir corriendo en busca de aventura. La está viviendo.


Para estar informado al minuto de todo lo que sucede en el mundo Outlander, no te olvides de seguir a @OutlanderSpain, el Twitter del blog.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Sam Heughan y Diana Gabaldon. Preguntas y respuestas.

Tanto Diana Gabaldon, autora de la saga Outlander, como Sam Heughan, que como bien sabemos interpreta a Jamie Fraser, han estado en el día de hoy contestando a las preguntas de las fans en Twitter.

En el caso de Diana, ha sido una iniciativa de Sony. En el caso de Sam Heughan, ha sido él mismo quien lo ha sugerido, para celebrar que ha llegado a 400.000 seguidores.

Os dejo a continuación lo más interesante que han dicho.

SAM HEUGHAN.


Sam Heughan interpreta a Jamie Fraser en Outlander

Películas que le daban miedo cuando era pequeño: "Dentro del laberinto", "Cristal oscuro" y... "Tiburón".

Su mejor recuerdo de la serie es probablemente cuando estaba con los demás highlanders, o Catriona en lo alto de una montaña... que mejor le preguntemos cuando haya terminado.

Parece ser que sus padres le educaron en el método Stainer,  del cual puedes leer más info aquí. Sam dice que fue muy afortunado.

Le preguntan por los perros que interpretan a Rollo. Dice que aún no han llegado a su tamaño adulto del todo, pero que ya están muy grandes. Y que solo uno de ellos trabaja, el otro es acompañante.

Para quienes no lo supierais, en el octavo libro de la saga, aparece brevemente un personaje llamado Heughan. Sí, Sam lo confirma de nuevo: Diana Gabaldon lo basó en él.

Sobre la famosa escena de la sopa de tortuga que está por venir (si has leído los libros, sabes de qué te hablo) Sam dice que la sopa sabía fatal, pero que rodar la escena fue muy divertido.

Si hiciera teatro ahora mismo, le gustaría alguna obra inédita o algo de Shakespeare, ¡y que fuera en Nueva York!

Las agujas de la acupuntura... ¿eran reales? Sam contesta que no, que las tenía puestas de mentira, y comparte esta foto:


Alguien le avisa que está haciendo su sesión de preguntas en Twitter al mismo tiempo que Diana Gabladon, así que aprovecha para preguntarle si escribiría una serie para él, sobre el espacio y lobos, ¿y algo de whisky? (jaja)

Cuando le preguntan sobre nuevos proyectos, avisa que su última película (The spy who dumped me) se estrena este verano.

En el 2018 habrá más Peak Challenge, con un nuevo look y nuevos retos.

Algunos de sus trabajos anteriores a ser actor han sido: camarero, repartidor de sandwiches en bicicleta, vendedor de ropa de mujer, secretario en un hospital... "lo normal", añade.

DIANA GABALDON.


Diana Gabaldon en una de las muchas firmas de libros que hace al año.

Cuando escribe, las historias le van viniendo por cachos, piezas, momentos... y las mueve de sitio hasta que encajan.

Le encanta la serie y cree que han hecho un trabajo estupendo adaptándola. No está de acuerdo con todas las decisiones que toman, pero sí puede entender el porqué las toman.

No hubo un momento exacto en el que supiera que la serie era o iba a ser un éxito, pero tras la emisión de los dos primeros episodios, estaba claro que ellos lo habían sido.

Su parte favorita de la tercera temporada es en el 3x04, toda la historia de Jamie en Helwater.

No había planeado escribir sobre la revolución en América, pero como tras Culloden muchos escoceses se fueron a EEUU, pues siguió por ahí la historia.

Se llevaría a casa algunas de las armas de la serie.

Claire sigue llevando el anillo de casada con Frank como una manera de honrar su memoria, y eso es algo que Jamie entiende.

SPOILER DE LOS LIBROS: Jenny reconocerá a Roger cuando le vuelva a ver, ya que él la ha conocido cuando tenía 19 años (al viajar más atrás en el tiempo de lo que pretendía) y además Diana dice que no podría dejar pasar la oportunidad de escribir ese encuentro. FIN DEL SPOILER.

Claro que se siente envuelta por la serie, aunque ella haya escrito el libro. Las imágenes, el vestuario, la música... es una sensación completamente diferente.

Si hubiera podido pasar una historia de la serie al libro, habría sido la expansión de los personajes de Angus y Rupert, porque en la serie le gustaron mucho y como no influyen en ninguna de las grandes historias de la saga, habría estado bien tenerlos.

Los episodios que más ha visto de la serie son el 1x15 y el 1x16, y probablemente el 3x04.

No se arrepiente de ninguna de las historias por las que han pasado los personajes de los libros. Dice que es como la vida misma: pasan cosas, y tienes que lidiar con ello. Como lo de Henri-Christian (YO: lloro) Pueden ser cosas terribles, pero es la historia.

Si pudiera coger una característica de Claire para ella misma, Diana dice que sería la capacidad de decir palabrotas sin sentirse mal. Porque al haberse criado en una casa anti palabrotas y una escuela parroquial, no consigue decir nada malsonante. Por eso en sus libros los personajes lo hacen con tanta facilidad y alegría.

Lo que Jenny vio en la boda de Jamie con Laoghaire no era el fantasma de Claire, era más una visión,  así que a ese respecto, no hay nada que explicar. Pero el fantasma de Jamie que vimos en el primer episodio se explicará en el libro 10 (y último de la saga)

La serie no ha afectado para nada a su manera de escribir o a las historias que faltan por desarrollar.

La pregunta del millón: ¿qué tenemos que hacer las fans para asegurarnos que habrá más temporadas de Outlander? Diana dice que seguir viendo la serie y mostrarnos muy entusiastas de la misma en público. Su editor le decía que sus libros triunfarían si había boca a boca, porque era muy complicado describirlos. Y dice que con la serie pasa lo mismo (YO: vamos, que la recomendemos :) )

A veces escribe sobre personajes históricos reales, otra veces sobre gente que conoce y que incorpora a las historias (como en el caso de Sam Heughan) y por lo demás, todos los personajes son ella misma. "¿Quién más iban a ser si no?"

La enseñan los borradores de los episodios, los guiones en cada una de sus versiones, y sobre todo ello, Diana va aportando comentarios. Aunque también ve los dailies, como eso ya está grabado (son las escenas ya grabadas, antes de pasar por edición) en eso no puede aportar mucho, a no ser que sea una frase que se pueda grabar por encima.

Cuando está con Sam, Jamie aparece y desaparece ante su vista. Diana dice que en altura y en físico se le parece, y que si le viéramos interpretar a Jamie en persona, lo entenderíamos, porque cuando hace de Jamie, ES Jamie. Y que es alucinante.

Diana Gabaldon con Caitriona Balfe y Sam Heughan durante el rodaje de la tercera temporada de Outlander.

Le preguntan si prefiere la versión más joven o la más mayor de Jamie. Dice que es como si le preguntasen si prefiere a su marido de antes o el de ahora. Y que se les quiere en todas sus etapas y edades, sabiendo apreciar las diferencias.

Espera haber terminado el libro 9 a finales de 2018 (YO: lo que significa que no se publicaría hasta 2019 - me da algo), pero que en realidad no tiene ni idea, porque cada libro tiene su ritmo y su tiempo.

El personaje que le resulta más fácil es de escribir es Lord John. Dice que es un "personaje champiñón", capaz de aparecer en cualquier lado. A Jamie y Claire les oye con mucha facilidad. Pero que con algunos otros, tiene que convivir un tiempo para pillarles (YO: siempre ha dicho, por ejemplo, que a Brianna le costó cogerle el tranquillo)

Ninguno de los actores se parecen a como veía a los personajes en su cabeza. Tal vez el que más se parece es Colum. Y Ned Gowan. Y que le encanta Laura Donnelly, que es una gran Jenny.

Asumiendo que haya una quinta temporada (y dice que todos prácticamente cuentan con ello), no va a volver a escribir ningún guión, porque lleva mucho tiempo.

La escena de Claire en el 3x10 cosiendo la mortaja de Elias le hizo llorar.

Aparte del universo Outlander, tiene también en su cabeza novelas con Mr Raymond, que aunque en teoría son parte del universo, su manera de narrarlas no tiene nada que ver. También tiene en mente un par de novelas de crímenes contemporáneas.

Le encantan todos los decorados, pero especialmente la casa de Boston del principio de la tercera temporada.

Dice que el más cabezota de los dos es Jamie. Claire tiene algunas cosas sobre las que no da marcha atrás, pero por lo general, en todo lo demás, es muy flexible.



Para estar informado al minuto de todo lo que sucede en el mundo Outlander, no te olvides de seguir a @OutlanderSpain, el Twitter del blog.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Caitriona Balfe sobre la vuelta al siglo XVIII en la tercera temporada de Outlander

Tras pasar 20 años en el siglo veinte, Claire (Caitriona Balfe) por fin descubre el paradero de Jamie en la Escocia de 1760 y bajo la petición de su hija, pasa a través de las piedras para volver a él, para siempre. Los fans de Outlander esperaron exactamente 14 meses para ver ese momento en pantalla,  antes de que Jamie se desmaye y dicha pantalla se vaya a negro.

Traducido por Clara.

Ha sido un gran viaje para una temporada que empezaba con Claire instalándose de vuelta en su vida en Boston, habiendo abandonado toda esperanza de encontrar a Jamie en el siglo XVIII. Porque Brianna no se adapta a su vida de siempre después del bombazo de Claire sobre su quién es su padre y las dos están más enfrentadas que nunca – hasta que Roger llega con un documento que señala que Jamie se encuentra en Edimburgo en 1766. Esta revelación cambia drásticamente la vida de Claire una vez más, obligándole a hacer una elección imposible: quedarse en el presente con Brianna, o hacer el peligroso y esencialmente irreversible viaje al pasado para volver con Jamie. Ninguna de las dos, ni Claire, ni Balfe, se toman este dilema a la ligera. “Es una mujer que toma la decisión de dejar a su hija para siempre por el amor de otra persona”, dijo Balfe a HarpersBAZAAR.com. “Es algo realmente difícil de entender”.

Caitriona Balfe en una imagen para la envista W Magazine.

Pero Brianna anima a Claire a que vaya a buscar a Jamie, y ella accede. La transformación de Balfe en este episodio es asombrosa; la endurecida, desesperanzada Claire, a través de sus emociones, se va desvaneciendo y empezamos a reconocer a nuestra heroína de las temporadas pasadas: resuelta, ingeniosa y quizás, sólo un poco, asustada. Ahora que tiene 20 años más de experiencia a sus espaldas, puede afrontar el reto de la vida en el siglo XVIII desde una perspectiva completamente nueva.

Claire toma lo que, para muchas personas, es una incomprensible decisión. ¿Cómo asumiste la decisión de tu personaje?

La decisión que toma Claire de dejar a su hija es probablemente lo más difícil que he tenido que entender de esta temporada. Es una mujer que toma la decisión de dejar a su hija para siempre por el amor de otra persona. Es algo realmente difícil de entender. Brianna le da permiso y le dice que debería irse porque quiere que le hable a su padre sobre ella – es una especie de permiso que Claire se da a sí misma.

Si pensamos en los años 60 o en los años 40 o en otras épocas, yo crecí en un lugar donde había mucha inmigración. Había mucha gente que hubiese dejado Irlanda, se hubiese trasladado a América, Australia o a cualquier otro sitio para tener una vida mejor, muchas de las tías de mi padre lo hicieron y nunca regresaron a casa. Nunca volvieron a ver al resto de su familia. Tuve que pensarlo con esa mentalidad, en los años 60 no se estaba tan lejos de esa idea. Hoy en día, es tan difícil para nosotros pensar en ello porque estamos acostumbrados a tener conectividad constante. En aquellos tiempos, si alguien se iba, era habitual decirle adiós para siempre en muchos sentidos. Quizás podías recibir una carta una vez al año o algo así. Hacia eso es hacia donde intenté enfocarme.

Es un episodio tan emotivo. Esa idea de tomar una decisión e intentar encontrar a alguien después de 20 años sin ningún indicio, solo siguiendo tu instinto. No es como si dijeses “¡Oh, ha aceptado mi petición de amistad! ¡Ya está hecho!”, no hay ese tipo de herramientas. Claire no dispone de nada que le sirva como indicación de en qué punto de su vida está Jamie. ¿Se habrá casado con otra? ¿Querrá saber algo de ella de nuevo? Lo único que tenía es la confianza en lo que sentía y la confianza en el vínculo que tenían; que si ella seguía sintiéndolo, entonces él también.

Sólo has tenido cinco episodios para plasmar un periodo de 20 años en la vida de Claire. ¿Qué retos surgieron al condensar todo lo que pudieses en esos pequeños fragmentos?

Tuve bastante tiempo para pensar sobre ello porque empezamos con la vida de Claire ya avanzada al acabar la segunda temporada. En el libro de Diana tienes mucha más historia sobre su vida. Había ciertas escenas que en libro eran cruciales y que me ayudaron mucho pero que no fueron incluidas en la serie. Hay una escena en el libro donde Claire iba a casa y Brianna se había hecho daño. Mientras, ella había estado trabajando y no había podido ir antes, es un problema real de las madres trabajadoras de principios de los 60. Intenté trabajar sobre esa base.

Tobias y yo hablamos mucho, no queríamos hacer una relación tipo “son Claire y Frank, realmente no se quieren, así que están atacándose todo el tiempo”. Nadie se puede creer que dos personas pudieran pasar 20 años juntos sin amor, sin alguna especie de complicidad. Así que hablamos mucho sobre ello. ¿Cómo crees que sería su vida diaria, como serían sus rutinas? ¿Cómo crees que harían para mantener su relación durante tanto tiempo? En las ocasiones en que explotaba la situación, ¿cómo crees que continuaban después? Hablamos mucho sobre ello. Una actuación consiste muchas veces en simplemente pensar. Pasas mucho tiempo soñando despierto, imaginando cómo era el día a día. Mi parte favorita del trabajo es cuando estoy soñando despierta y fingiendo que estoy trabajando (risas)

El matrimonio Randall no fue nada fácil, tal como vimos en la tercera temporada de Outlander. Source.

Creo que para Claire lo más importarte al principio de esta temporada es separar ciertos aspectos de su vida. Es una mujer de palabra. Le hizo una promesa a Frank, que iba a dejar de lado todo lo referente a la investigación sobre Jamie, hablar de Jamie, cualquier cosa que tuviese que ver con él. Tuvo que meterlo en un hueco de su mente y cerrar esa parte de su corazón. Y ese fue un precio muy alto que pagar. Es una mujer muy comprometida en ese sentido. Su profunda pasión ha sido definitivamente minimizada. Frank y ella intentan retomar su vida sexual, pero tras tanto tiempo, se había acabado. Y así tenemos una mujer que ha abandonado esa parte de sí misma. Esa era una parte tan importante, una parte fundamental de su carácter, que se convierte en otro alto precio. Hay una rigidez y una falta de naturalidad en ella, no es la Claire a la que estamos acostumbrados. Yo siempre pensaba en ella siendo muy básica, siendo muy terrenal. Traté de dominar todo eso, especialmente en la primera parte de la temporada, y así tienes a alguien que es mucho más rígida y reservada.

¿Hubo alguna escena, algún pequeño dialogo, alguna nota del director o incluso alguna investigación personal tuya para ayudarte a conectar con Claire en esos primeros episodios?

Una referencia previa a la pelea del episodio 3 fue “Quién teme a Virginia Woolf”. Todos esos años de opresión, amargura y resentimiento simplemente explotaron. Creo que ya lo he comentado antes, pero para el dolor, uso los libros de Joan Didion, “Blue Nights” y “The Year of Magical Thinking”. El año pasado fue la muerte de una hija y, aunque fue muy diferente, para mí, [Didion] escribe de tal manera que siento que puedo entender de lo que está hablando perfectamente. Creo que es como si siempre le estuviese robando. [Risas] Tenemos diferentes directores, Brendan Maher dirigió los episodios 1 y 3, el 2 fue dirigido por Jennifer Getzinger. El cuarto y quinto fue Brendan de nuevo. Siempre es muy importante volver a los libros de Diana. Cambiamos cosas para la serie, eso es cierto,  pero siempre ayuda volver a ellos y tener ese dialogo interno otra vez.

Tenemos esa gran escena en el episodio 1 donde Claire está cocinando directamente sobre un fuego. ¿Hay algún otro momento en el que intentes traer a la Claire del siglo XVIII al siglo XX?

Creo que uno siempre es la suma de sus experiencias. Incluso cuando tratas conscientemente de dejar algo atrás, no creo que lo hagas del todo. Esa escena del fuego se produce sólo siete u ocho meses después de que haya vuelto. Esas experiencias aún están muy recientes en su mente. Su decisión de hacerlo es casi instintiva: la cocina no funciona, ¿qué hago yo normalmente? Cocino en el fuego. Y eso es lo que hace. Creo que según el tiempo va pasando y vive más en el siglo XX que en el siglo XVIII, todos esos momentos, esas partes de ella, se van difuminando algo.

¿Has afrontado la tercera temporada de manera diferente a las otras dos?

Es divertido porque el viaje es muy diferente. A la temporada 1 le daba mucha importancia. No tenía experiencia en televisión, no tenía ni idea de qué se iba a esperar de mí, y en varios sentidos mi experiencia fue muy similar a la de Claire. Fui arrojada a este mundo y estaba en plan, “¡Maldita sea!”. En la segunda temporada no estás segura de cómo te vas a sentir al regresar después de todo, la temporada uno fue un gran torbellino. La segunda temporada fue como, “ahora nos estamos acostumbrando”. En la tercera temporada sentí que sabía lo que se esperaba de mí y que sabía controlar mi tiempo, y el tiempo que se me requería, mejor. Maduras un poco.

¿Es más sencillo meterte en la piel de tu personaje ahora?

Eso creo. Siempre corres el peligro de ponerte cómoda. Ese es uno de los temas cada vez que nos encontramos con el director, yo siempre estoy en plan: “No quiero acomodarme, quiero que me hagas ver las cosas desde un punto de vista que quizás no me había planteado”. Cuando se trabajan tantas horas y estas constantemente metida en tu personaje, sigues tus primeros instintos porque no tienes el tiempo suficiente para filtrar o ver las cosas desde 20 ángulos distintos. El mayor reto es [no] tener tiempo para ser capaz de ver las cosas. Cuando estás cansada y desde dentro del personaje, lo más difícil es no ir directamente a la opción más obvia. Es importante cuando alguien viene y tu estás en plan, “de acuerdo, bien, por favor, dame otra opinión y ya veré si estoy (o no) de acuerdo con ella”. Siempre es bueno tener otro punto de vista.

Caitriona Balfe tras las cámaras en una de las escenas de la tercera temporada de Outlander. Source.

¿Cómo te relajas después de los largos días de trabajo?

Normalmente es al final de la semana, al final del día corres a casa, estudias tus diálogos para el siguiente y te vas a la cama. Durante la última temporada empecé a cocinar. Siempre solía cocinar, luego, durante la primera y la segunda temporada, solía comer siempre en el set y, sin ánimo de ofender a la comida escocesa, era terrible. El año pasado tomé la decisión de que iba a hacer mis propias comidas. Es lo mejor que pude hacer por mí misma y me ayudó estar en Sudáfrica, donde durante el fin de semana, simplemente cocinaba. Me gusta leer. ¿Qué he leído que realmente que me haya gustado? Un precioso libro irlandés llamado “I Found My Tribe” que es realmente estupendo. Leí uno de Patti Smith fantástico. Un libro de Miranda July divertidísimo, “The First Bad Boy” realmente merece la pena leerlo, creo que es divertidísimo y muy retorcido, te quedas en plan “¿Cómo?”.

¿Cómo fue rodar la tercera temporada de Outlander en Sudáfrica?

Sudáfrica fue un soplo de aire fresco. Me encantó la gente, hay un episodio en particular, participaba un niño pequeño, él y yo teníamos algunas escenas estupendas. Fue maravilloso trabajar con él, nuestra serie siempre es así, estamos moviéndonos constantemente y eso hace que la serie se mantenga fresca. Es la mayor recompensa de la serie, nunca estás en el mismo set cinco días, diez, veinte semanas seguidas, todo siempre es nuevo.

Tenemos un grupo de trabajo que va siempre con nosotros. Mi peluquera y maquilladora, la artista Annita, se convirtió en una persona diferente, estábamos todos en plan, “¿Qué llevas puesto? ¿Quién eres?” [Risas] Estaba estupenda, era como si el sol le hubiese hecho algo metabólico. Fue divertidísimo. Soy probablemente una de las más afortunadas de todos porque nosotras podíamos aligerar bastante mi vestuario. Pero en esa época había mucho protocolo y los pobres marineros estaban vestidos con pesados uniformes de lana, no se les permitía quitarse ni una sola capa. Había un montón de chicos sudando.

¿Algún momento o episodio a destacar?

En nuestro primer episodio en el barco, veremos a Claire en su elemento. Me recuerda un poco a los Prestonpans de la segunda temporada o al primer episodio de la primera temporada. Ves a Claire en su papel de enfermera-doctora. Trata de dar lo mejor de ella y hacerlo lo mejor posible con los recursos que tiene. Hay un personaje joven, llamado Elias Pound y con el puedes ver el instinto maternal de Claire. Me hizo pensar mucho en su relación con Brianna. La elección que hace de dejar a su hija, el amor que tiene, ese instinto maternal- tenía que sacarlo. Se forma entre ellos ese bonito vínculo. Luke Schelhaas escribió este episodio, es realmente bueno, me encanta. Era un entorno nuevo, el barco estaba zarpando y había ratas y vómito falso, era fascinante.



Para estar informado al minuto de todo lo que sucede en el mundo Outlander, no te olvides de seguir a @OutlanderSpain, el Twitter del blog.

domingo, 5 de noviembre de 2017

David Berry habla de John Grey y sus sentimientos por Jamie Fraser


"Lord John está lidiando con un conflicto interno de su naturaleza", dice el actor.

- ORIGINAL SOURCE
Traducido por @Danamon

En el episodio 3x02 de la serie de Starz, los fans tuvieron una presentación completa del comandante John William Grey (David Berry), el gobernador de la prisión de Ardsmuir, y que se presentó por primera vez como un adolescente en la temporada 2. Los sentimientos de Grey hacia Jamie (Sam Heughan) quedan rápidamente claros durante un desgarrador intercambio en sus aposentos de la prisión.

"Perdí a un amigo especial en Culloden", le dice a Jamie, afligido. "Él fue la razón por la que me uní al ejército. Él me inspiró".

Con los ojos vidriosos, Grey continúa explicando cómo su hermano lo arrastró lejos del cadáver de su amigo. "Estaba avergonzado de verme, dijo que lo superaría".

Y ahí es cuando toca a Jamie.


David Berry y Sam Heughan en un descanso del rodaje de Outlander.

Hablando recientemente con EW en Los Ángeles, Heughan analizó la reacción de su personaje con su captor británico.

"Hay un momento en el que aprenden a ganarse la confianza mutuamente y se convierten en compañeros en este lugar que es muy estéril. No hay nada más que hacer allí", dijo Heughan. "Encuentran que hay un reconocimiento intelectual en la compañía del otro y forman esta amistad. Pero entonces Grey da a conocer sus emociones o sus intenciones. Jamie siente que esto no solo es peligroso para él, sino también triste. Siente muchas cosas diferentes por John Grey en ese momento".

¿Y cómo se siente Grey a cambio? Le preguntamos a Berry sobre las primeras impresiones de su personaje sobre Jamie, y qué esperar de su relación en los próximos episodios.

EW: En su opinión, ¿cuál es la primera opinión de Lord Grey sobre Jamie?

DAVID BERRY: "Primero vemos a Lord Grey cuando le presentan a Jamie / McDubh en la prisión. Lord Grey recuerda de inmediato el encuentro que tuvo con él cuando era apenas un niño muchos años antes. Y está a la vez fascinado y temeroso de Jamie. Lord Grey le ve como un temible adversario, alguien que podría minar su autoridad como jefe de la prisión de Ardsmuir.

¿Qué hace cambiar la opinión de Grey sobre Jamie? ¿En qué momento?

"No hay un momento específico en el que Lord Grey cambie su opinión sobre Jamie. A lo largo del episodio, va reuniendo información y tratando de crear una estrategia para tratar a Jamie. En ese proceso, llega a verle como un igual, tanto en términos de intelecto como de un profundo sentido del honor. Jamie tiene una habilidad única para revelar y exponer las vulnerabilidades de Lord Grey. En la partida de ajedrez que juega con Jamie, Lord Grey es sorprendido por sus propias emociones ya que Jamie, una vez más, puede revelar los sentimientos reprimidos de Lord Grey... esta vez sus impulsos homosexuales... cuando Jamie le habla sobre el dolor que siente al perder el amor de su vida, Claire".

A mediados de Octubre del 2017, David Berry conoce a Diana Gabaldon. Source.

¿Cuál es su conocimiento sobre cómo fueron tratados los homosexuales en el Londres del siglo XVIII? ¿Sintió la necesidad de hacer una investigación?

"No me paré demasiado en el meollo del asunto sobre cómo se trataba a los hombres homosexuales en el siglo XVIII. Aunque es fascinante... y los libros de Diana [Gabaldon] de la serie Lord John dan muchas ideas útiles... no siempre se puede reproducir en una escena. Creo que a un nivel fundamental, independientemente del momento, Lord John está lidiando con el conflicto interno de su naturaleza. Se ve obligado a hacer cosas que intelectual, emocional y espiritualmente entran en conflicto con quien quiere o desea poder ser, basado en las expectativas del mundo en el que vive. Esto es identificable para cualquiera, homosexual o heterosexual. Y, en particular, sigue siendo una lucha que muchas personas LGTB todavía enfrentan en la actualidad, más de 200 años después. Con tanto todavía por cambiar para las personas LGTB en nuestro tiempo, no hay muy necesidad de mirar hacia atrás".

¿Puedes hablar sobre cómo los guiones abordan la sexualidad de Grey en el futuro?

"Los guiones no son my concretos en la forma en que tratan la sexualidad de Grey. Tratan su sexualidad como algo implícito a su personaje y a la trama. También confunden astutamente y juegan con las expectativas de la audiencia, especialmente en la escena en la que Jamie se ofrece a Grey y él lo rechaza".

Como bonus, os dejo ese vídeo de una reciente entrevista con David y su sonrisa ;) y unas fotos publicadas en la revista Foxtel apenas un mes, realizadas por Brew Bevan photo






Un joven David Berry, mucho antes de ser Lord John en Outlander. Source.

Para estar informado al minuto de todo lo que sucede en el mundo Outlander, no te olvides de seguir a @OutlanderSpain, el Twitter del blog.

sábado, 4 de noviembre de 2017

El New York Times sobre la reunión de Claire y Jamie en Outlander

Os dejo a continuación la opinión de la sección de espectáculos del New York Times sobre el capítulo 3x06 de la tercera temporada de Outlander, en el que Claire y Jamie se reúnen tras años separados. 

A ver si coincidís con lo que dice o no ; )

En una serie en la que una sola relación es el quid de la historia, cada escena que pone a los dos personajes principales juntos tiene peso. Y como “Outlander” esperó media temporada -20 años en el transcurso de la historia- para unir a Jamie y Claire de nuevo, nuestras expectativas estaban por las nubes. Así que el éxito de este episodio depende casi por completo de cómo te sientes sobre un reunión.

- ORIGINAL SOURCE -
Traducido por Gema MG

Para mí, esta reunión es más interesante cuando la tratas con perspectiva. Comenzamos con una visión de la vida cotidiana de Jamie, completado con una amorosa casera (yo: ejem) y un concienzudo montaje de su trabajo en la imprenta. Es un momento interesante porque reescribe el regreso de Claire, no como un triunfo para ella, sino como una interrupción para él. Una interrupción bienvenida, por supuesto (de lo contrario nuestro héroe no se desmayaría) pero después de 20 años, sería menos creíble un apasionado abrazo entre ellos, que uno cariñoso cargado de torpeza.



Han vivido tanto tiempo separados que es, de alguna manera, menos una reunión y más una renegociación.

Caitriona Balfe hace una gran trabajo con una ingrata tarea. Claire ha sido la villana de facto de la temporada hasta el momento. Jamie se ha construido una vida a pesar de su ausencia, mientras que la de ella ha ocurrido, principalmente, en torno a su ausencia. Y abrir el episodio con Jamie significa mirar sus ilusiones románticas desde una cierta distancia. Frente a la reserva de Jamie, Balfe interpreta a una Claire inquieta, nerviosa y celosa por momentos. Nos ofrece la oportunidad de simpatizar con ella sin hacerla particularmente simpática –todo un truco, pero funciona. Balfe nos lo vende y, aunque, sabemos que “Outlander” no la dejará sufrir por mucho tiempo en manos de Jamie, también queremos que ella sienta, sólo por un momento, lo que es preocuparse de que la persona que amas ya no te quiera.

No preocuparse; Jamie la ama. Pero su reticencia funciona sin la sensación de que el capitulo se va deslizando hacia el gran abrazo. Él tiene más secretos con Claire de los que ella tiene con él, y después de tratar de aceptar su pérdida y seguir adelante, vemos cuán doloroso es aceptar un cambio tan sísmico en su vida, aunque sea bienvenido. Jamie pretende mostrar algo de alegría a lo falso Santa Claus, sobre Brianna, pero eso de debe a que, evidentemente, no sabe cómo alcanzar la antigua comodidad que compartían. Su torpeza es tan abrumadora que, a pesar del obvio anhelo de Claire, tiene que preguntarle sin rodeos por qué regresó.

Los paralelismos con su noche de bodas están por todas partes, desde el alojamiento impersonal hasta la intimidad de compartir una comida (no ayuda la voz en off sobre “saboreándonos el uno al otro tanto como a la comida” y el hecho de que “comenzamos a conocernos de nuevo” parece demasiado conveniente, pero sigue siendo un agradable viaje al pasado). Y cuando la cosa se vuelve amorosa, la incomodidad de la primera vez perdura un momento –sus encantadores golpes en la nariz también se sienten como un eco de los nervios de su boda.



El sexo en “Outlander” ha sido objeto de mucha discusión. En cierto sentido “Outlander” es parte de una tendencia: el sexo está en todas partes en la televisión. Pero en otras series, se usa a menudo como telón de fondo o como una extensión implícita del poder masculino, y en “Outlander”, el sexo entre Jamie y Claire generalmente viene, y conlleva, un impacto emocional. Hay algo de tensión bajo el sexo que la serie no ha abordado del todo –el trauma desproporcionado de violencia sexual sobre Claire y Jamie, por ejemplo. Pero esta reunión es una fantasía romántica: éxtasis, devoción, conexión. La incertidumbre en este episodio viene de la ansiedad de Claire sobre si Jamie aún será el amante de sus sueños. La recompensa llega cuando Jamie yace despierto, con iluminación de Caravaggio, sólo para verla dormir. Una noche en la cama ha curado casi todo. Si bien parece demasiado fácil ¿no es eso de lo que trata la fantasía? (YO: se nota que esto lo escribió antes de que se emitiese el 3x07, ¿eh?)

Pero gran parte de la discusión sobre “Outlander” y la sexualidad se centra en la idea de que las serie es feminista porque ofrece un punto de vista femenino en sus escenas de sexo. De primeras, vemos el punto de vista femenino por todas partes: tenemos buen sexo, con una pareja enamorada, cuyo corazón siempre ha sido tuyo, y cuyos abdominales están aún tan cincelados que puedes deducir de refilón que es un contrabandista. Y, ciertamente, hay una paridad de género en la desnudez que sugiere un enfoque feminista del sexo.

Para la serie en su conjunto, sin embargo, es un reclamo más difícil de realizar porque si hay un punto de vista femenino conduciéndola, no es el de Claire. La cantidad de violencia sexual que ha sufrido es significante, a pesar de que la serie tiende a tratarlo de manera casual, y recupera la normalidad lo suficientemente rápido: recibe una amenaza de violación tan pronto como Jamie deja la habitación. Bienvenida de nuevo al siglo XVIII, Claire.



Otros chismes:
  • Espero que el veterano actor Gary Young aproveche al máximo las escenas que le han dado, aunque no puedo decir que me haya sorprendido cómo se ha manejado a Mr. Willoughby. Introducir un extraño personaje de color como un lamentable bicho raro sexual no es generalmente un excelente principio para un arco narrativo.
  • Gran set de diseño. La imprenta en particular ofrece muchas posibilidades para que la cámara se entretenga en las páginas secándose y en la maravillosamente práctica decoración.
  • Geordie, aprendiz y excelente personificación del correo electrónico de un asistente ejecutivo haciendo una pregunta por tercera vez, es una delicia.
  • Fue realmente satisfactorio oír a Claire admitir “Fue duro para él”, sobre Frank. Un claro eufemismo pero, aún así, contenta de oírlo.
  • Es tan divertido como verdaderamente sorprendente que Claire sepa que Jamie tiene una profesión clandestina sólo porque sus abdominales son demasiado buenos para un impresor.
  • Si Claire es juzgada por bruja o increpada por las otras trabajadoras del burdel por llevar un corsé con cremallera, lo acepto. De lo contrario, esta es una queja formal.


Para estar informado al minuto de todo lo que sucede en el mundo Outlander, no te olvides de seguir a @OutlanderSpain, el Twitter del blog.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Ron Moore sobre el reencuentro de Jamie y Claire, Frank, los fans y el futuro de Outlander

Para entender bien lo que pasa en la serie, lo ideal es saber qué está pasando por la cabeza de su creador y máximo responsable (en cuanto a la adaptación televisiva claro, la creadora de la historia es Diana Gabaldon en todas sus novelas)

Por eso, os dejo una entrevista al propio Ron Moore, en la que nos aclara algunas cosas sobre esta tercera temporada de la adaptación de Starz.


Traducido por May

Muy pocas personas en la industria de la televisión son tal calmadas como Ron Moore.
Su serie “Outlander” de Starz, está llena de grandes batallas, aventuras con saltos en el tiempo, fascinantes pasiones y reencuentros épicos. El electrizante encuentro que tuvo lugar en el episodio 3x06 de la serie es sólo un ejemplo de la manera en que “Outlander” profundiza exitosamente no solo en la guerra, la amistad, la lealtad, las crisis personales o los reencuentros en las vidas cruzadas de sus protagonistas, sino también en el realismo de sus momentos de intimidad.

Un momento favorito del episodio fue cuando Jamie y Claire, que finalmente se reunieron en el episodio del 22 de octubre, chocan sus cabezas por accidente, ya que finalmente se habían ido a la cama tras su tan esperado reencuentro. (Claire, de hecho, pensó que tenía la nariz rota, pero no fue así, y el encuentro en su dormitorio cumplió o incluso superó las expectativas).

"Outlander" siempre ha sido bueno incluyendo matices e incluso bromas irónicas entre las esperanzas, los miedos, las inseguridades y la vida sexual de cada una de las mitades del dúo protagonista de “Outlander”. Eso fue patente en el guion de Matthew B. Roberts para "A. Malcolm" y también se hizo evidente en el recuerdo de las difíciles historias de Claire y Jamie, -juntas y separadas-, y prueba de su indiscutible química. A pesar de su compatibilidad innata, nada ha sido fácil para la pareja, que pasó gran parte de la temporada actual separada por un abismo de tiempo de 200 años.

Ron Moore habla sobre Battlestar Galactica en la Comic Con 2017. Fuente

Dada toda esa turbulencia y todas esas tribulaciones, tal vez sea apropiado que el capitán del barco no se canse fácilmente. En la charla, Moore suele ser tranquilo e imparcial. Y a pesar de que Outlander tiene sus escenas contemplativas y sus tranquilos momentos líricos, la placidez imperturbable no es algo que los fans necesariamente siempre quieran, y eso es comprensible. Parte de lo que ha hecho que la serie sea un éxito, es la intensa vida emocional, romántica y política de sus personajes, sobre todo Claire (Caitriona Balfe) y su amor verdadero pasado, presente y futuro, Jamie (Sam Heughan).

Lo que los fans quieren, lo que piensan que quieren, lo que piden, lo que odian y lo que no quieren, todo ello, son temas que Moore conoce bien. Él mismo creció como un ferviente admirador de la ficción de género antes reclamar su lugar en el Salón de la Fama de los expertos. Como dice Moore: "¡Yo maté a Kirk!"

Con esta afirmación, se está refiriendo al guion de la película de 1994 "Star Trek Generations". Moore es uno de los guionistas, y de su mano salío el fallecimiento de James T. Kirk, lo cual, digamos, no fue universalmente celebrado. Entre el tiempo empleado en esa película, sus períodos como guionista para varias series de TV de "Star Trek" y sus experiencias durante la realización de "Battlestar Galactica", otra de sus obras con espectadores extremadamente dedicados y acérrimos, Moore tiene bastante experiencia con esto de cómo funcionan los fandoms. "

Yo maté a Kirk y convertí a Starbuck en una mujer", dice Moore. "Así que ¡vamos a ello!".

A pesar de que aprecia a los fans de "Outlander", también está contento de mantenerse alejado de todo ello, al menos hasta cierto punto. Las cosas son un poco menos intensas para Moore estos días al frente de "Outlander". "Sigo siendo el productor, pero gran parte de la ejecución del día a día es realizado por [los productores ejecutivos] Matt Roberts y Toni Graphia", señala Moore. "Les he delegado más autoridad. Matt está mucho más trabajando sobre el terreno en el Reino Unido, y Toni está a cargo de la sala de guionistas. Ambos me mantienen informado y aun así superviso toda la producción. Pero ya no estoy en primera línea como antes".

"Son competentes, buenos e inteligentes y añaden cosas diferentes a como yo haría a la producción", dice Moore sobre Roberts y Graphia. "Quieres que tu gente asuma más responsabilidades y quieres que crezcan dentro de la serie, así que les das espacio para hacerlo. A veces solo tienes que estar dispuesto a delegar y no pensar que eres el único con la respuesta".

Además de desarrollar otros proyectos de los que aún no puede hablar, Moore es productor ejecutivo y escritor de la serie antológica de Amazon "Electric Dreams", que presenta una serie de adaptaciones de las historias de Philip K. Dick y saldrá a la luz el próximo año. Como Moore hizo notar en una entrevista anterior, este año es sin duda un tiempo de transición para “Outlander”, que recientemente perdió varios personajes principales e irá cambiando su enfoque a otros lugares para continuar añadiendo nuevas historias en los próximos años.

Moore habla sobre el reencuentro de Jamie y Claire, los fans y sus deseos, de cómo "Outlander" ha negociado la transición del libro a la pantalla, y mucho más en la entrevista a continuación.






Uno de los grandes motores de la temporada ha sido mantener a la pareja principal separados. ¿Alguna vez deseaste que no tuviera que ser una parte tan importante de la serie? ¿O no hay suficiente drama si están juntos todo el tiempo?

Sí, eso es parte del valor diferencial de Outlander. Mantenerlos separados construye este [deseo] de volverlos a unir. Creo que es un buen componente, les permite operar de forma independiente, les da algo por lo que esforzarse y aloque anhelar, y el público realmente se engancha a esa historia. Y ademas, son personas diferentes cuando vuelven a estar juntos.

Estoy tratando de pensar cómo sería si estuviera separado de mi cónyuge durante 20 años.

Seríais personas diferentes. Habríais vivido vidas muy diferentes y hubierais tenido experiencias diferentes. Jamie, en particular, sigue una ruta muy tortuosa antes de volver a conectar con Claire. Claire ha tenido su vida un poco más ordenada. Ella regresa a este siglo XX y tiene esta vida única, con Frank y Brianna y luego decide hacerse doctora. Mientras que Jamie ... es algo más episódico, ya que él va a un sitio, luego otro, vive cierta experiencia por [algunos] años, luego sigue adelante y adquiere otro conjunto diferente de experiencias, y luego vuelve a moverse. Así que también son viajes de contraste.

¿Hasta dónde has leído?

Cuando asumí por primera vez [la idea de la serie], principalmente leí el primer libro, y luego la mayor parte del segundo, y luego leí sinopsis de los siguientes. En el momento en que realmente me hice cargo porque ya sabíamos que se iba a hacer, leí mucho más. Inicialmente, la serie de Outlander solo iba a ser sobre el primer libro, así que solo quería saber la historia general de los otros.

Lo que realmente estoy tratando de preguntar es, ¿realmente sabías en lo que te estabas metiendo? Especialmente en términos de ¿cuántos tipos diferentes de series terminarías haciendo?

Sí. Pero subestimé lo difícil que sería hacerlo. Fue como, "Oh, esto será diferente. Nunca antes había hecho una serie como esta. Va a tener sus desafíos". Y desde luego que tiene sus desafíos, porque estás creando un programa de televisión diferente cada temporada. No conozco a nadie más que lo haya hecho de esta manera. Creo que el ritmo podría bajarse un poco después de la cuarta temporada, porque [en ese momento] llegan a Fraser's Ridge y se quedan allí. De repente tendremos sets que se queden en pie por primera vez. No vamos a seguir viajando por el mundo. Va a ser un poco más como, “bueno, ahora estamos en América, y la historia va continuar allí a partir de este punto.” [Nota: Aunque Outlander pueda tener parte del rodaje fuera del Reino Unido, como lo ha hecho en el pasado, la base de la producción permanecerá en Escocia.]

Así que en general los decorados, ¿no los construís para usarlos por mucho tiempo?

Sí. Probablemente, el set que hemos tenido más tiempo en pie y más hemos utilizado ha sido el apartamento de París. Y eso fue solo la mitad de la segunda temporada. Y Castle Leoch, que salió en cuatro o cinco episodios de la primera temporada. Eso es todo.

La casa de Frank y Claire en Boston, ¿era una casa real? ¿O algo que construiste?

Eso fue en realidad una copia del apartamento de París. Lo remodelamos y cambiamos los fondos y lo volvimos a pintar. Eso lo hace interesante: Claire vivía en este lugar con Jamie, y luego con Frank. Puedes ver sus huesos. Tiene el mismo patio, tiene las ventanas [en los mismos sitios].


El decorado de la casa de los Randall en Boston. Tercera temporada de Outlander.

Como estabas diciendo, hay muchos estilos diferentes en esta serie. Cuando estaba viendo algunos episodios, estaba pensando, "Esto es como hacer 'Braveheart' y 'Casablanca' y '¿Quién teme a Virginia Woolf?', pero todo dentro de una sola temporada de TV. Es mucho para hilar todo junto. ¿Ese es uno de los principales desafíos de "Outlander"?

Eso es. Diana siempre ha hablado de cómo luchó con los libreros sobre dónde expondrían el libro en sus estanterías. Ya sabes, en qué pasillo, y cómo muchos de ellos pasarían por defecto a la sección de romance. Y ella odiaba eso. [La historia] tiene tantos diferentes componentes. Así que mientras estás estructurando la temporada, tratas de ser consciente de ese ritmo y de la cantidad de ritmos que estás tocando en cada una de esas teclas. [Piensas] dónde está la audiencia, dónde los dejaste, a dónde irán, cuál es el próximo gran evento. Es decir, cuán repentinos son los cambios de tono e historia. Y tratas de suavizar todo eso a medida que avanzas con la trama.

No quieres sacar a alguien de una batalla y ponerlo en una cena de sociedad.

Exacto. Y es complicado, con la tercera temporada en particular, en la que te estás moviendo de un lado a otro, desde las experiencias de Claire en el siglo XX con Frank en un drama doméstico, a las aventuras completamente diferentes de Jamie.

Comiendo ratas.

Comiendo ratas en la prisión y luego Helwater [una mansión donde Jamie trabajaba]. Los cambios de tono... debes tener cuidado al intercalar esas piezas. A veces quieres provocar un impacto, para llevar al espectador a un lugar diferente. Y otras veces, no. No deseas interrumpir el estado de ánimo, por lo que tienes que hacer alguna especie de [experimento] en la sala de edición.

Claramente se trata de editar hasta cierto punto. Parece que algunos directores realmente entienden cómo hacerlo para que parezca una sola unidad. Como Brendan Maher, quien dirigió el estreno de la tercera temporada. Creo que hizo un muy buen trabajo uniendo las diferentes piezas. Hay escenas de batalla, y de Jamie tratando de recuperarse. Y luego está Claire con la pérdida y la separación y el dolor que siente. Se siente como si estuviera todo unido en este difícil reino psicológico.

Eso es. Y sí, hablamos de eso en pre-producción. Realmente fue "La batalla conjunta" en ambos frentes, porque Claire se unía a una nueva batalla por su hija y por ella misma en el siglo XX, e intentaba explorar lo que eso significaba para ella. Jamie tuvo una batalla literal, pero luego estaba tratando de seguir con su vida, sin saber cómo iba a ser.




Obviamente, los actores conocen sus papeles muy bien. Y entiendo que estás en la sala de guionistas preparando y mapeando cosas y escribiendo, y guiándote por eso. Pero también hay que elegir a los directores, los DP (Directores de Fotografía) ¿Es así como te aseguras de que visual, temática y tono se sientan uniformes?

Sí. La producción está muy separada de donde están los guionistas. Por eso siempre enviamos a lo que llamamos un productor creativo para supervisar la producción, y a un guionista que haya escrito uno de los dos episodios en el bloque que se esté rodando. Es importante que ese guionista esté presente en el Reino Unido durante la preparación y todos los días de rodaje. Está allí, no solo para ayudar con el guion y asegurarse de que se graba de cierta manera, sino que también tiene una visión general de todo lo demás que ha estado sucediendo en la sala de guionistas. Sabe lo que precedió a este episodio y lo que vendrá después. Así consigues dar un tono unificador y un único sentimiento para todo.

Con una serie como esta, existe la tentación de hacer que cada director haga su propia película. De hecho, pueden parecer mini películas, porque [hasta cierto punto] cada episodio comienza desde cero. O si no, resulta que hay muchas localizaciones nuevas y nuevos personajes. Así que quieres que el director lo tenga en cuenta y realmente cree algo especial, pero no puede alejarse demasiado del resto de la serie. Porque no es una mini-película, es otro capítulo de la saga. A veces es una lucha, asegurarnos que todos estamos haciendo la misma serie, aunque a su vez, cada episodio sea único y diferente a los demás. Y hay que ajustarse.

Recuerdo recibir ese primer correo electrónico donde se decía que Sam había sido elegido, hace cuatro años. Sam y Caitriona eran desconocidos para el resto del mundo. Y luego fue como una Beatlemania en el panel Comic-Con de "Outlander". ¿Alguna vez pensaste que sería así?

Bueno, al comienzo de cualquier proyecto siempre tengo la misma esperanza, que es que va a tener mucho éxito y será aclamado por la crítica, que será algo importante. Cada serie que realizo, digo: "Claro que lo va a ser". Y generalmente no lo es. [risas] Así que es gratificante.

Sucedió hasta cierto punto con "Battlestar Galactica".

Sí, con "Battlestar". Siempre es increíble, y es sorprendente cuando realmente sucede.

Pero la forma en que "Outlander" incide en la cultura pop está a un nivel completamente diferente a "Battlestar Galactica", yo creo.

Es muy diferente. Creo que atrae a un público diferente al de "Battlestar" y "Star Trek". Esas eran obras mucho más genéricas y mucho más para una multitud tipo Comic-Con. Y "Battlestar" tardó un poco en irrumpir en la cultura pop en general. Alcanzó primero a la comunidad de fans de la ciencia ficción, luego a los críticos, y luego se dirigió a la audiencia en general. Con "Outlander", definitivamente los fans del libro estaban listos para acompañarnos tan pronto como empezásemos. Pero luego sentimos como si cruzase rápidamente hasta un público más amplio. Eso me sorprendió, pensé que tardaría más tiempo en llegar al público general, el de fuera de los libros.

¿Cuál es tu experiencia con la base de fans? ¿Hay hombres que te digan cuánto les gusta?

Hay algunos, pero la verdad, la balanza se inclina fuertemente hacia el lado femenino. Cuando hacemos eventos de fans, miro hacia la multitud y son en su mayoría mujeres. Creo que eso sucede en gran medida a causa de los libros, ya que la base de lectores es predominantemente femenina. Y ellas se convierten, a su vez, en las seguidoras más activas y apasionadas con los que te quedas encontrar jamás.

Es un fandom intenso.

Es bastante intenso. Sin embargo, no parecen ser más intensos que la gente de "Star Trek" o "Galáctica", la verdad.




¿Puede suceder que, con cada cambio que la serie de televisión hace respecto a los libros, todas esas alteraciones se combinen en el tiempo y afecten a tramas en el futuro?

Sí. Por eso hay que que estar atento a lo que ha sucedido en antena respecto a lo que dice el libro. Frank es el ejemplo más fácil. Para [la serie], la Sra. Graham le habló sobre las piedras en la primera temporada. Él se acerca a Craigh na Dun y se queda allí, y cree que podría escuchar la voz de Claire. Así que en la primera temporada tuvo una experiencia que no estaba en el libro.

A medida que avanzas con nuestro Frank, cuando vuelve a reunirse con Claire en 1947, ya tiene eso en su memoria. Ahora, cuando Claire viene y dice: "Viajé por las piedras de Craigh na Dun", esto le llega de una manera diferente a la del Frank [del libro], que nunca escuchó nada de eso y en realidad lo que piensa es que todo es un delirio y una locura de Claire. Pero el Frank de la serie había ido y se parado en esa colina y había oído... Así que aquí está mucho más predispuesto a creer. Ese es un cambio bastante grande en los dos Franks.

Y una vez que fuimos por ese camino, la serie está obligada a seguir contando la historia de nuestro Frank. A pesar de que queremos que mantenga ciertas características y plasme ciertos puntos de la historia tal como está en los libros, siempre tenemos que estar todos informados y recordar lo que hemos establecido. Esos caminos se van separando un poco más y más con el tiempo. Y tienes que hacer eso con todos los personajes. Lo que sea que haya dicho el libro, nuestra primera obligación es con los personajes que hemos establecido para la audiencia [de TV], porque eso es lo que están siguiendo: la serie.

¿La audiencia de la serie de televisión está de acuerdo con eso? ¿O ha habido quejas?

Algunas. Hay fans que se oponen a ciertas cosas. Pero eso va con el trabajo. [En todos los fandom hay] gente que está convencida de que son los guardianes de la llama y las personas que trabajan en la serie no [entienden nada]. También hay fans que nunca se leen los libros, y no les importa nada de lo que pase en ellos, y simplemente se interesan en la serie. Está bien. Siempre van a haber de todo un poco.

¿Ha habido algo algo que terminase siendo una discusión mucho más grande, interna o externamente, de lo que pensaste que sería?

Creo que las batallas más grandes siempre tienen que ver con las variaciones de los libros. ¿Dónde eliges cambiar la historia en el libro y por qué? Son debates que afectan a la producción. Y es cosa de los guionistas, del estudio y de las redes. Cosa del elenco. Estás tratando de decidir. "Bien, aquí está la historia, y este es el material que es más apreciado". Pero ahora estás traduciendo ese material a un medio diferente. Debes elegir qué elementos funcionan y cuáles no. Y cada vez que haces esas elecciones, generalmente hay alguien que está en desacuerdo.

"¿Cuánto de Frank vamos a mostrar en esta historia?" Esa ha sido una conversación continua con los fans. Hay algunos seguidores a los que no les gusta el tiempo que dedicamos a Frank, y se enfadan. Hay fans que me han dicho cosas como: "¿Por qué te gusta Frank más que Jamie? ¿Por qué odias a Jamie? ¿Por qué eres tan fan de Frank? ¿Por qué tenemos que pasar tanto tiempo con Frank en la serie?"

Y digo: "Bueno, al leer el texto, comprender a Frank es clave para comprender a Claire". Porque existe este triángulo establecido desde el principio. Este es el hombre con el que lucha por volver durante todo el primer año de la serie. Toda su motivación en la primera temporada es: "Tengo que irme a casa".

Si Frank fuese un donnadie, ¿por qué tendría tantas ganas de volver con él, no?

Claro, y pensarías menos de Claire. Si Frank es un panoli en el siglo XX y todos en la audiencia piensan, "¿Por qué quiere volver con este tipo?", entonces Claire se vería un poco tonta, ¿no?. ¿Qué clase de hombre podría competir con Jamie Fraser? Para mí, esa era una pregunta fascinante. Así que sentí que teníamos que construir a Frank. Ya está en el libro, pero sentí que cuando vieran la serie semana tras semana, se iban a olvidar de Frank, a menos que le hiciéramos ser algo realmente especial. Y si no hubiéramos estado con él la mitad de la temporada, y no le hubiéramos construido mejor ni hubiéramos comprendido mejor esa relación, le hubiéramos quitado valor al anhelo de Claire. Si hubiera enfocado la serie de la otra manera, eso hubiera rebajado a Claire, y habría hecho que se la percibiese como una tonta, por querer volver con un tipo al que apenas vimos. A veces algunos fans dicen cosas que solo puedes descartar, porque sabes que si realmente les dieras lo que dicen que quieren, tampoco les gustaría.

YO: A mi me gustó toda la parte de Frank, así que no me quejo. Pero lo importante es... ¡que nuestra pareja ya ha vuelto a encontrarse! Aún tienen unos cuantos baches que pasar y tal, hasta que vuelvan al lugar en el que les queremos ver: juntos y contentos. Pero todo llegará...





Para estar informado al minuto de todo lo que sucede en el mundo Outlander, no te olvides de seguir a @OutlanderSpain, el Twitter del blog.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Las 5 curiosidades que debes saber sobre César Domboy, Fergus en Outlander

Tenemos nuevo chico en Outlander, el actor que interpreta a Fergus en la tercera temporada, y su nombre es César Domboy. Aquí te dejo todo lo que necesitas saber sobre él, antes de su arrebatador debut en la serie.

Traducido por @mangelesnane


1. ¡Es posiblemente el francés más mono que hemos visto nunca!

Cesar Domboy nació el 10 de marzo de 1990 en Francia. Fue elegido para interpretar la versión adulta de Fergus Fraser en Outlander en el año 2016, tomando el relevo al adorable Romann Berrux. César es el actor perfecto para el papel de Fergus, por su talento y porque es encantador. Cuando debutó como Fergus, el personaje había cambiado mucho desde que lo vimos por última vez siendo un niño. “Fergus se ha convertido en un hombre encantador y endiabladamente guapo con un fuerte sentido de la lealtad y la decencia, a pesar de su poco convencional educación”, reveló Starz. “Es el romántico por excelencia, con los sentimientos a flor de piel y enamorándose y desenamorándose con facilidad. Sin embargo, la devoción de Fergus por Jamie nunca ha disminuido, convirtiendo al francés en una parte integral del clan Fraser. Su comportamiento caballeroso enmascara el anhelo de un amor duradero y un permanente sentido de pertenencia".

César Domboy es la versión adulta de Fergus en la tercera temporada de Outlander. Foto: Movistar Series. 


2. Probablemente lo reconozcas por The Walk.

Aparte de Outlander, su principal papel haya sido probablemente la película de 2015 The Walk. Cesar interpretó a Jeff en el drama sobre el equilibrista Philippe Petit’s y su paseo entre las Torres Gemelas del World Trade Center el 7 de agosto de 1974. Cesar trabajó en esa ocasión con Joseph Gordon-Levitt, 36, Charlotte Le Bon, 31, Ben Kingsley, 73, y Ben Schwartz, 36.

A continuación te dejo un vídeo donde puedes verle en la premiere.



3. ¡Es un gran fan de Outllander, como tú!

Cesar ha estado esperando ansiosamente su debut como el Fergus adulto. Cuando su casting fue anunciado, Cesar escribió este adorable mensaje en Instagram: “No puedo explicar lo orgulloso y emocionado que estoy por unirme a la familia #outlander. Gracias a los fans de Outlander por sus felicitaciones. Juro que pondré todo de mi parte para ser digno del papel de Fergus en esta increíble serie. Y también para ser digno de vuestro apoyo.” 

Puedes leer el post sobre el anuncio de su fichaje aquí.


4. ¡Es amigo de la estrella de Reign, Adelaide Kane!

En enero de 2017, César publicó una preciosa foto de Adelaide: “Cena real y reina de los escoceses en París #continuoespadiotiempo”, tituló la foto de Instagram.



5. ¡Es el hermano mayor más adorable del mundo! 

Cesar siempre está publicando fotos monísimas de su hermana pequeña. ¡También tiene una hermana mayor! Igualmente, le encantan los perros, también pone muchas fotos e Instagram Stories con ellos. ¡Así que no dejes de seguirle! --> Instagram de César Domboy.



Además, le encanta el mundo de la moda. Acude a desfiles siempre que puede, y él mismo ha hecho sus pinitos para algunas revistas, como Flaunt o Vogue.

César Domboy, actor en Outlander y modelo

César Domboy fotografiado para la revista Flaunt

César Domboy es Fergus en Outlander, pero también ha hecho sus pinitos como modelo.


Y si esto no ha sido suficiente, puedes verle jugar a "Qué preferirías..." en el vídeo traducido de este post. ¡A disfrutarlo! ¿Te convence como Fergus o no? ;)


Para estar informado al minuto de todo lo que sucede en el mundo Outlander, no te olvides de seguir a @OutlanderSpain, el Twitter del blog.